Survival

Survival. Instalación. Habitación de 2,10 x 1,20 x 4,00 mts., aproximadamente, revestida de pintura gris oscuro y de moqueta gris el suelo. Vídeo 8’30”. Colchón hinchable.

survival-vista-general

Survival. Vista general.

survival-detalles

Survival. Detalles, entrada e interior.

El espectador, prácticamente tumbado en un diván, puede contemplar un vídeo proyectado en el techo. En el vídeo es un plano cenital en movimiento en el que se puede ver gente paseando por la calle, filmado desde arriba de sus cabezas, como si las sobrevoláramos. A la imagen se le superpone un audio de los años 50, en el que se explica cómo protegerse en caso de ataque nuclear.

El hecho de mirar desde arriba nos convierte en la amenaza que sobrevuela, en bombarderos fantasmas o “ángeles guardianes”, adormecidos en la confianza de que la catástrofe nunca nos va a tocar a nosotros. “Al fin y al cabo -como diría Duchamp en su epitafio- los que mueren siempre son otros”
Sin embargo, la obra presenta una ambivalencia evidente. No se puede obviar el hecho de que, al fin y al cabo, estamos en tierra, no hemos siquiera despegado… Esta situación junto con el ambiente sonoro generado por el discurso- aleccionador y prescriptivo- nos traslada a la condición de víctimas potenciales. Los medios de comunicación como dice Baudrillard, son los constructores ideológicos de la realidad virtual, de la ilusión radical que niega la realidad real mediante el ejercicio retórico de la ‘hiperrealidad’.

“La violencia en sí puede ser perfectamente banal e inofensiva. Tan sólo la violencia simbólica es generadora de singularidad… Se intenta a posteriori imponerle un sentido cualquiera, sacarle cualquier interpretación. Pero no las hay, y es la radicalidad del espectáculo, la brutalidad del espectáculo que por sí sola es original e irreductible”.
El Terrorismo. Jean Baudrillard